Brasil: Un salesiano más al lado del Padre Publicado: 22-04-2021

Monseñor Segismundo Martínez Álvarez, SDB, obispo emérito de la diócesis de Corumbá, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul, falleció en la tarde de este miércoles 21 de abril. Hospitalizado desde el 28 de marzo, es el séptimo obispo brasileño víctima de la pandemia de Covid-19, que ha causado hasta ahora más de 381 mil fallecidos en todo el país. La misa de cuerpo presente se celebrará hoy jueves a las 10 horas, en el santuario de Nuestra Señora Auxiliadora de Corumbá. Nacido en Acebes del Páramo, León, España, el 23 de febrero de 1943, realizó el noviciado salesiano en Astudillo, hizo la primera profesión el 16 agosto 1961 y la profesión perpetua el 2 de julio de 1967, siendo ordenado sacerdote el 2 de julio de 1972. El obispo salesiano estudió filosofía en Medina del Campo (Valladolid) y teología en Verona (Italia). También tenía una licenciatura en pedagogía, economía, administración y contabilidad. Fue director de la casa salesiana de Alto Araguaia (1979-2002); en la casa Santa Teresa di Corumbá se desempeñó como Director (1985-1988 y 1998-2000) y posteriormente (1999-2001) en el cargo de Ecónomo. También fue Ecónomo del Centro Don Bosco de Campo Grande (1992-1998) y finalmente Ecónomo de Coxipó da Ponte (2002-2005). Para la Inspectoría de Brasil-Campo Grande se desempeñó como Ecónomo Inspectorial (2000-2002). Fue nombrado obispo de la diócesis de Corumbá el 7 de diciembre de 2004, siendo ordenado el 30 de enero de 2005 por su predecesor, Mons. Milton Antonio dos Santos. A finales de 2018 el Papa Francisco aceptó su renuncia. La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil - CNBB emitió una nota de pesar, firmada por la presidencia, en la que muestra su “solidaridad con la familia, la Sociedad Salesiana de Don Bosco, los amigos y el pueblo de Dios presente en la diócesis de Corumbá”. La nota agradece a Dios “las más de cuatro décadas dedicadas como misionero salesiano a la Iglesia en Brasil y al carisma educativo, especialmente en la Iglesia particular de Corumbá”. Se le recuerda por la “serenidad y la profunda vivencia de la fe, que fueron marcas del ministerio de este pastor”. Fuente: Agenzia Info Salesiana