"Hagan todo por amor, nada a la fuerza", un lema en la mirada distinta de 2 artistas Publicado: 24-11-2021

“Haz todo por amor, nada por fuerza" es el tema que el Rector Mayor, el padre Ángel Fernández Artime, ha elegido para afiche del Aguinaldo de 2022, inspirado en San Francisco de Sales, con motivo del 400 aniversario de su muerte. Este lema también ha estimulado a varios artistas de todo el mundo, que han enviado a la Sede Central Salesiana diversas propuestas para la representación en imágenes de este mensaje clave para la Familia Salesiana. Entre todos los recibidos, el X Sucesor de Don Bosco ha seleccionado dos, que de diferente manera y con diverso enfoque son capaces de interpelar y motivar a la Familia Salesiana a actuar siempre al estilo de Don Bosco y con él, la típica bondad amorosa del santo de Ginebra. El primero de los dos carteles es obra del artista español Agustín de la Torre, quien coloca un gran corazón rojo en el centro de la imagen, que actúa como clave para interpretar el afiche: el corazón, de hecho, es el órgano central de la vida, el que da vida a todo el cuerpo; en el imaginario colectivo es también el asiento de los sentimientos, donde nacen la esperanza, la alegría, el amor para compartir con los demás. Y en el corazón salesiano que siempre late por los jóvenes -como muestra el trazado de un electrocardiograma esbozado sobre el fondo multicolor- se ve de un vistazo que hay lugar para todos: es un corazón donde nadie puede considerase excluido.     El segundo, es el de Mauro Pallotta, alias MAUPAL, el artista de calle que se hizo conocido por sus murales dedicados al Papa Francisco. La interpretación ofrecida por este autor representa de manera innovadora una escena propia del Oratorio Salesiano: Don Bosco jugando con sus muchachos. En el voleibol, Don Bosco hace un remate de balón alto con una insólita pelota-corazón, utilizando la excepcional energía del amor. El equipo de Don Bosco y del Beato Miguel Rua es multiétnico: está compuesto por chicos y chicas de todo el mundo. El juego defensivo del otro equipo, que incluye a jóvenes de todos los continentes, se transforma en un acto de bienvenida. Al fondo, testigos del intercambio de amor inspirado por Don Bosco entre los dos equipos opuestos, sonríen San Francisco de Sales, algunos jóvenes, un salesiano y una Hija de María Auxiliadora, apoyados en el exuberante follaje verde de un árbol alimentado por la misma esperanza que alimenta a toda la Familia Salesiana.     Ambos carteles representan, de distinta forma y manera, lo que el Rector Mayor ha propuesto como Aguinaldo para el 2022.